Ascofaré Ouleymatou Tamboura

Entrevistas

 Atrás
Agosto 20, 2010

Ascofaré Ouleymatou Tamboura

Diputada por Ténenkou, presidenta de la bancada femenina de la Asamblea Nacional de Mali

“A mis hermanas y a mis hijas que deseen lanzarse a la política, un solo consejo: ¡hay que creer en ella!” - Ascofaré Ouleymatou Tamboura

iKNOW Politics: Para comenzar, ¿podría decirnos que desafíos ha tenido que superar como lideresa política? ¿En qué le han ayudado sus vivencias y su experiencia? 

Gracias por concederme esta entrevista. En 1997 llegué a la escena política con la creación de la COPP (Convención Partido del Pueblo), de la que fui secretaria general de 1997 a 2002, y estoy orgullosa de haber logrado la implantación de este partido en todas las regiones de Mali. En general, las mujeres que llegan a asumir puestos de responsabilidad son víctimas de prejuicios que las obligan a realizar un doble esfuerzo para probar sus competencias en el plano técnico y afirmarse como “mujer”. Esta experiencia me sirve en la vida cotidiana, y particularmente en el ejercicio de mis funciones como diputada, y yo abordaría su segunda pregunta desde ese punto de vista.

iKNOW Politics: ¿Puede decir a nuestras lectoras y lectores cómo contribuye a la protección y promoción de los derechos de las mujeres de Ténenkou? 

He sido elegida por Ténenkou, estoy en mi segundo mandato, pero, en primer lugar, soy diputada de todos los malienses: “todo mandato imperativo es nulo”. Dicho esto, las mujeres de Ténenkou, al igual que las demás mujeres de Mali, tienen los mismos problemas: baja tasa de alfabetización, pobreza, enfermedad (VIH/sida, salud reproductiva mal asegurada), atentados contra la integridad física, poca representación en las instancias de decisión en el plano administrativo y político. Como legisladora, puedo actuar para remediar esto iniciando o adoptando medidas legislativas favorables a las mujeres. Además, veo por la buena aplicación de textos vigentes que protegen los derechos de las mujeres mediante el control gubernamental. Ciertas medidas voluntaristas, como la cuota, pueden permitir a las mujeres desempeñar un papel en la vida pública y favorecer así un verdadero cambio de comportamiento indispensable para el desarrollo armonioso de nuestro país.

iKNOW Politics: A partir de esta experiencia, ¿qué deberían hacer, según usted, las mujeres que ocupan altas funciones en Mali para promover a las mujeres y garantizar sus derechos?

Las mujeres no tienen derecho al error. Cada una de ellas debe considerar que está en misión por la causa de las mujeres, es decir, demostrar que pueden hacer tanto o más que los hombres. No se puede evitar una comparación en ese nivel. Ellas servirán siempre de modelos para el ascenso de otras mujeres.

iKNOW Politics: ¿Cuáles son, en su opinión, los principales obstáculos para las mujeres que entran en política? ¿Cómo los ha remontado usted? 

Los principales obstáculos son de orden sociocultural. Para remontarlos, primero hay que ser audaces. Luego, organizarse a fin de poder enfrentar otras responsabilidades internas (familiares) y externas. ¡Es un gran desafío, y tu cónyuge debe ser tu principal aliado!

iKNOW Politics: ¿Qué hace usted para ayudar y alentar a las mujeres y las jóvenes a participar en la vida política?

Yo me sirvo mucho de ejemplos concretos en ese ámbito, siendo el mío, para empezar, el más elocuente de todos. Asimismo, a través de la vida asociativa trato de influir sobre prácticas comunes nefastas, iniciando actividades de sensibilización y de reforzamiento de las capacidades de las mujeres. Para eso he creado una asociación que trabaja por una mejor escolarización de las jóvenes en mi circunscripción y por una buena práctica de la salud reproductiva.

iKNOW Politics: ¿Cómo le ha ayudado en sus actividades el apoyo de otras mujeres? ¿Cómo pueden los grupos de mujeres y las comisiones femeninas de los partidos políticos contribuir a hacer más eficaces a las mujeres en política?

Las mujeres son mis principales aliadas en mi circunscripción; aprovecho esta oportunidad para rendirles homenaje. En el seno de los partidos políticos ellas constituyen una gran fuerza. Son muy eficaces; pero esta energía de la que ellas desbordan no siempre es utilizada sabiamente.

iKNOW Politics: ¿Cómo, en su opinión, puede una iniciativa como iKNOW Politics utilizarse para alentar el progreso de las mujeres en política?

iKNOW Politics es una bella iniciativa; aprovecho esta ocasión para felicitar a sus promotoras. Las mujeres lideresas pueden servirse de este espacio para intercambiar ideas, compartir experiencias, iniciar actividades en común. Pero esto no puede hacerse sin antes reforzar la capacidad de las mujeres en la utilización de la herramienta informática. En efecto, de la misma manera en que hay una brecha digital entre los países del Norte y del Sur, existe una gran disparidad entre los hombres y las mujeres en la utilización de la informática, que hay que subsanar. Asimismo, iKNOW Politics debe diversificar sus métodos de trabajo; además de los contactos virtuales, su estructura debe también estar presente sobre el terreno, en el contacto físico real con las mujeres.  

iKNOW Politics: ¿Qué consejo daría a las miembros de iKNOW Politics, en particular a las mujeres y las jóvenes que desean hacer política?

Entre nosotros, cuando se dice que alguien hace política (politiguimogo, en lengua bamanan), esto comporta siempre una connotación negativa. Hay que eliminar desde el principio todo equívoco en este nivel. Hacer política no es otra cosa que implicarte en la resolución de los problemas de tu localidad, tu ciudad o tu país, y en ese sentido todo el mundo hace política. No es un dominio reservado a los hombres solamente. Es verdad que la organización de nuestra sociedad tiende a excluir de él a las mujeres de cierta manera, al relegarlas a un segundo plano. Las costumbres se arraigan, pero hay esperanza.

Con la evolución de las mentalidades, las diferentes políticas del gobierno y las organizaciones de la sociedad civil a favor de la promoción de las mujeres, el éxito puede estar a la mano. El advenimiento de la democracia en Mali en marzo de 1991 fue un vuelco para las mujeres en la toma de conciencia de su capacidad de organización y de influir en el curso de los acontecimientos, y pienso que este salto es un logro irreversible. A mis hermanas y a mis hijas que deseen lanzarse a la política, un solo consejo: ¡hay que creer en ella!

 

 

 

Región: