Danielle Perrier

Entrevistas

 Atrás
Junio 16, 2009

Danielle Perrier

Presidenta de un concejo distrital en Mauricio

"Soy una firme creyente de la paridad. También creo que las responsabilidades deben compartirse. Cuando haya una masa crítica de mujeres, estaremos listas para cambiar las cosas." - Danielle Perrier

iKNOW Politics: Usted fue la primera mujer de Mauricio elegida presidenta de un concejo distrital y ha sido miembro del Parlamento por tercera vez. ¿Nos puede decir qué desafíos ha enfrentado como mujer en estas posiciones de liderazgo y cómo su trayectoria la ha preparado para enfrentarlos?

Yo crecí con mi madre, no con mi padre. Mi madre estaba sola, y el hecho de no tener una figura masculina de autoridad en casa tal vez me ayudó a tener cierta libertad de pensamiento, a sentirme segura de mí misma. Yo creo que, debido a mi pasado y a mi trayectoria, soy una «líder» natural en muchos sentidos; pero digo esto con total modestia, sin ponerme nunca por encima de los demás. Entonces, fue muy fácil para mí llegar a esa posición. Envíe mi postulación y fui elegida en el pueblo. Fui elegida por el pueblo para ser concejal distrital, y luego fui elegida presidenta.

Enfrenté mucha oposición, pero debo decir que tengo el apoyo del líder de mi partido político, quien vio en mí la oportunidad de candidatear a una mujer por primera vez. Yo asumí el reto y eso fue maravilloso porque traje algo nuevo a la política: estar más cerca de la gente; estar afuera, realizando el trabajo de campo todos los días. Gané mucha publicidad, los periódicos comenzaron a publicar artículos sobre mí, y dos años mas tarde me dijeron: «Debes candidatear por un cupo en la Asamblea Nacional». Primero, en mi partido, me eligieron presidenta del Comité de Damas y he mantenido el cargo a lo largo de 15 años. ¡No lo puedo dejar ahora!

iKNOW Politics: ¿Cuál fue su motivación en un principio para convertirse en una persona políticamente activa?

No hubo una motivación consciente de por sí. Me encontré enfrentando la realidad del país cuando la democracia estaba completamente en ruinas, pisoteada, y los trabajadores no gozaban de derechos. La mayoría de los mauricianos vivían en la pobreza cotidiana, y yo, siendo consciente de ello, no me pude quedar en mi pequeño capullo sin hacer nada. Entonces, sin pensarlo dos veces, me involucré. Era como si una fuerza me llamara a comprometerme con la causa, porque muy dentro de mí sabía que tenía que luchar contra las injusticias. Eso fue lo que me motivó.

iKNOW Politics: ¿Cuál es la situación de las mujeres que participan en política en Mauricio? ¿Hubo retos adicionales a los que se tuvo que enfrentar por ser mujer?

Sí y no. No porque en la superficie las mujeres son respetadas. Pienso que soy el tipo de persona que respeta a los otros y ese es el motivo por el cual me gané el respeto. Pero habiendo dicho eso, también pasé por tiempos difíciles, en los que fui insultada; pero ante eso, siempre miré hacia arriba y nunca me desvié. Nunca me permití a mí misma sentirme intimidada por nadie, porque creo en lo que hago. Los hombres han intentado intimidarme, pero como no los temo, me respetan… De hecho, cuando una muestra su punto débil, la gente —no me refiero solo a los hombres sino a la gente en general— te trae abajo; pero si sostienes tu cabeza bien arriba y no tienes miedo… ¿Por qué debería sentir miedo? ¿Porque soy una mujer? No, yo soy fuerte, soy muy fuerte espiritualmente. Tengo fe, tengo una fuerza interna que ni siquiera es mía, pero que me guía, me empuja hacia delante. Entonces, ¿por qué debería sentir miedo?

iKNOW Politics: ¿Nos puede decir de algún cambio que usted ha sido capaz de hacer que haya beneficiado a las mujeres?

Sí, yo ya he triunfado en el partido desde que me convertí en presidenta del Comité de Damas. He triunfado en cambiar las regulaciones del partido haciendo que se incluya una cuota para las mujeres. Entonces, frecuentemente —por ejemplo en el 2000—, le presentamos a nuestro líder una relación de 25% de mujeres para que la incluya en la lista del partido. He trabajado muy duro para corregir nuestras reglas, para incluir a ese 25% de mujeres. Cuando lo hice, nuestro líder me dijo: «Todo está muy bien, pero tienes que encontrarme a las mujeres». Entonces, yo realmente salí a buscar mujeres, pero no es fácil convencerlas porque la política es un terreno muy incierto: un día eres elegida, al día siguiente te sacan. Generalmente, las mujeres profesionales —sobre todo las que desean una carrera, ya sea al servicio público o de carácter liberal— encuentran muy difícil dejar sus carreras para entrar a un mundo que es tan económicamente incierto. He trabajado duro para involucrar a las mujeres en política, tratando de convencerlas de que, para poder cambiar las cosas, es necesario su involucramiento. Creo mucho en la igualdad.

También creo en que hay que compartir las responsabilidades. Cuando haya una masa crítica de mujeres, podremos finalmente cambiar las cosas. Yo les digo a las mujeres que entran a participar en política: «Si estás viniendo a imitar a un hombre, mejor te quedas en casa». Lo que nosotras queremos es demostrar nuestras especificidades, no temer enseñar lo que se llaman «debilidades»: nuestras sensibilidades, nuestro instinto maternal; estas, más bien, nos hacen mucho más propensas a proveer educación, salud y vivienda, en vez de pensar en ganancias a cualquier costo. Volviendo a la pregunta, yo creo que sí, que con toda modestia, paso a paso, he hecho que las mujeres se den cuenta de cuán importante para ellas mismas es que se involucren en política. Yo cambié la mentalidad en el partido, donde las mujeres son más respetadas.

iKNOW Politics: Si usted pudiera dar un consejo a una mujer joven que recién está ingresando a la política, ¿cuál sería?

Que se mantenga siendo ella misma, que no deje que se le hinche la cabeza; que se mantenga con los pies en la Tierra y que busque un acercamiento proactivo. Yo creo que si las mujeres quieren involucrarse en política, lo tienen que hacer de la manera correcta. Los políticos, al menos en Mauricio, siempre han molestado a la gente para que voten por ellos. Di la verdad y mantente siendo tú misma, con los pies en la Tierra. Nada es permanente en la vida, menos en política. Quiero que alcancemos la igualdad. Las cosas están sucediendo rápidamente, y creo que ahora hay un clima que nos podría conducir a una transformación positiva. Creo que podríamos alcanzar eso y quisiera que las mujeres que empiezan a participar en política entren con su carácter de mujeres, que traigan consigo su manera específica de tomar decisiones. De este modo se podrán cambiar las tendencias en la forma de tomar decisiones y en la política.

 

 

 

Región: