Grant Mitchell

Entrevistas

 Atrás
Marzo 18, 2009

Grant Mitchell

Senador de Canadá

"También aconsejaría a los hombres en política que conversen y se reúnan con toda mujer en que puedan pensar que podría postular a un cargo público si se la alienta y apoya. Con el tiempo esto llevaría a incrementar el número de mujeres en política.” - Grant Mitchell

iKNOW Politics: Usted ha sido miembro de la Asamblea Legislativa de Alberta, líder del Partido Liberal en Alberta y, ahora, es senador. A través de su carrera política ha hecho de la igualdad de género una prioridad. ¿Qué lo llevó a trabajar en este tema?

Pienso que primero surgió en mi mente como una cuestión de justicia e imparcialidad. Luego me vi alentado de muchas maneras a trabajar por ella, en particular por las mujeres en mi bancada que tenían posturas muy firmes en estos temas. Me llama la atención, de manera particular, de que algunas personas no tengan las ventajas de otras debido a prejuicio, racismo y arrogancia. Trato de promover la problemática de la igualdad de las mujeres en las plataformas políticas y legislación que apoyo y en los discursos políticos que pronuncio.

iKNOW Politics: A menudo el desafío es convertir a lideresas políticas en candidatas políticas. Cuando usted era líder de partido, ¿qué hizo para aumentar el número de mujeres que postulaban en elecciones?

Creo que el líder de un partido tiene un rol significativo que cumplir en alentar a las mujeres a postular en elecciones. En muchos casos encontré que todo lo que se necesitaba para que las mujeres se decidieran a postular era que se lo pidieran. Ser convocadas personalmente por el líder de un partido muestra a las mujeres que son tomadas en serio, y que tienen apoyo en los más altos niveles. Cuando era líder pedía a mis seguidores que identificasen lideresas clave de la sociedad civil y mujeres militantes de partidos, incluso si no pertenecían a mi partido, y luego pasaba unas horas cada semana telefoneándolas personalmente para pedirles que postulasen a un escaño en el parlamento.

Hacía esto porque creo que tenemos que encontrar las mejores personas para la política, y no se puede hacer eso si se está limitando las opciones a poco más de la mitad de las buenas personas. Encontré que muchas veces las mujeres se sentían complacidas de que les pidieran participar pero a menudo decían que no podían verse como candidatas o querían estar en roles de apoyo. Pero persistí, y en las elecciones de 1997 el partido que yo lideraba eligió a casi 40% de mujeres (frente a 18% en las elecciones anteriores). Lo conseguí pidiéndoles continuamente que postulasen y alentándolas a hacerlo. Mostraba confianza en ellas y lo expresaba convincentemente, y las apoyé en sus distritos tanto como pude. Siempre procuré alentar y preparar a las mujeres fuertes que me rodeaban para que asumieran roles de liderazgo, y me complace ver que cuando dejé mi posición como líder del partido, tres de los cuatro candidatos para reemplazarme eran mujeres, incluyendo la ganadora.

iKNOW Politics: ¿Cómo cree que los hombres en el Parlamento pueden promover la igualdad de las mujeres?

La primera vez que fui designado al Senado me propuse asistir a las reuniones de la bancada parlamentaria de mujeres, y sigo planteando y debatiendo la problemática de la igualdad de las mujeres frecuentemente. Creo que estas cuestiones no son sólo cuestiones de mujeres, sino que afectan a los hombres así como a las mujeres. Es claro que parte de la solución provendrá del cambio de comportamiento de los hombres. Creo que la presentación de estos temas puede verse fortalecida en cierto sentido por hombres que hablen de ellas tanto como las mujeres. Por ejemplo, en el Comité de Finanzas del Senado, cuando el ministro de Finanzas compareció como testigo para defender el presupuesto del gobierno, pregunté si cuando se elaboró el presupuesto hubo un examen del impacto diferencial de ciertas políticas tributarias en hombres y en mujeres.

Esta clase de presupuesto sensible a género y la transversalización del género en la legislación en las instancias gubernamentales no está lo suficientemente avanzada en Canadá. También he tratado de impulsar el establecimiento de un Comisionado de Igualdad de Género, que crearía una plataforma mediante la cual sería posible plantear cuestiones importantes, tales como igual remuneración, violencia contra las mujeres, etc., y educar a la gente sobre ellas. Muchas de las manifestaciones de estos temas son muy sutiles y tienen que ser analizadas y aclaradas al público. Creo que hombres y mujeres en cargos públicos tienen por igual la responsabilidad de plantear y debatir estos asuntos.

iKNOW Politics: ¿Cuáles cree que son los más grandes obstáculos o desafíos que enfrentan las mujeres que buscan cargos públicos en Canadá? ¿Qué pueden hacer los hombres para ayudar a superarlos?

En base a mi experiencia y observaciones, creo que recaudar fondos y llegar a distritos que se puedan ganar son los dos más grandes obstáculos al ingreso de las mujeres en política. Estos dos desafíos están relacionados con las habilidades y oportunidades derivadas del trabajo en red. Sin embargo, yo no fui realmente un gran trabajador en red. Sólo tocaba puertas e hice mucho trabajo de campaña. Creo que las redes —virtuales o en personales— son clave para el éxito en política. Hay que dedicar mucho tiempo a que te conozca el electorado y a construir relaciones de confianza con la gente a la que esperas representar.

Cuando iba de puerta en puerta solía tomar notas sobre lo que la gente me decía, por ejemplo, si alguien estaba preocupada(o) por la atención en salud porque su madre necesitaba una operación a la cadera, yo tomaba nota de esto y la próxima vez que iba a esa casa preguntaba cómo le iba a su madre. Esta clase de habilidades interpersonales son muy fructíferas en política, y son una forma de liderazgo que a menudo les nace de manera natural a las mujeres. No creo que las mujeres tengan que cambiar su estilo cuando entran en política; algunas de las políticas más exitosas que conozco pudieron serlo porque se mantuvieron como eran y aportaron una nueva forma de política participativa. Pero muchas veces las habilidades personales, las habilidades de liderazgo y el trabajo duro no bastan. En mi partido hay cuotas para mujeres delegadas a las convenciones partidarias, donde elegimos a nuestro líder y a nuestros miembros ejecutivos y votamos por las políticas del partido. En toda convención, al menos 50% de las y los participantes deben ser mujeres.

Además, hay cuotas para jóvenes, indígenas y ciudadanos mayores. Estoy muy orgulloso de haber podido a lo largo de mi carrera política ganarme el apoyo de mujeres indígenas fuertes, mujeres multiculturales y mujeres jóvenes, muchas de las cuales estaban entrando en política por primera vez cuando hacían campaña por mí. Considero que es importante alentar a estas mujeres a pasar de roles de apoyo a posiciones de liderazgo en el partido. En mi opinión, un líder debe prestar gran atención a alentar a las mujeres a postular en buenos distritos y a remitirlas a buenos y sólidos organizadores de campaña que puedan ayudarlas a ganar. Además, la mentoría es importante tanto para hombres como para mujeres, lo cual puede ayudar directamente. Además promovía un desafío a las mujeres que decían que en verdad sólo querían hacer el trabajo tras bastidores, y trabajaba en construir su confianza para postular a cargos públicos.

iKNOW Politics: ¿Podría darnos más detalles sobre el estado de la participación política de las mujeres en Canadá, tanto en los partidos políticos como en los poderes legislativo y ejecutivo?

Hay mucho menos mujeres electas al Senado. El último grupo de 18 designaciones incluyó sólo 5 mujeres, y todas ellas fueron puestas en la banca trasera. Cuando el primer ministro Steven Harper se reunió con el presidente Barack Obama, sólo hubo una mujer en la reunión, pese a que otras ministras de gabinete tenían carteras relevantes. Hay también un pequeño número de mujeres en las oficinas ejecutivas del gobierno conservador. Además, el actual gobierno cortó el Programa de Impugnaciones Judiciales, que permitía a las mujeres presentar impugnaciones a la legislación sobre la base de las secciones de igualdad de las mujeres de la Carta de Derechos y Libertades de Canadá. Y han cerrado 12 de las 16 oficinas regionales de Condición de las Mujeres. Para agravar más las cosas, el actual gobierno conservador prohíbe que las organizaciones de mujeres que realicen trabajo de incidencia reciban fondos federales. Entretanto, pese al hecho de que más mujeres están postulando al Parlamento, sólo 22% de las(os) elegidos son mujeres. La mayoría de líderes partidarios se ha comprometido a aumentar el número de candidatas en sus partidos, y se están haciendo avances, pero no lo bastante rápido.

iKNOW Politics: En base a su experiencia, ¿cuáles cree que son las mejores estrategias para incluir a los hombres en procesos que promuevan la igualdad de género, especialmente en participación política?

Creo que es el estímulo del líder. Creo que debemos darnos cuenta de que toda sugerencia de que las mujeres piensan distinto que los hombres es una vez más un producto del prejuicio innato. También entre los hombres se piensa distinto. La determinación, el compromiso y la lealtad ante la adversidad son los varios elementos de la fortaleza y tenacidad, y nunca he visto que sean exclusivos de los hombres. Además, siempre abogo por detener todos los chistes y conversaciones sexistas en público. Creo que tanto hombres como mujeres deben criticar públicamente cuando escuchan tales chistes. También debemos criticar a cualquiera que achaque esta clase de sensibilidad a “mujeres feministas”, porque en verdad nos afecta a todas y todos. Asimismo, creo que ayudaría designar un hombre que se ocupe de la problemática de la igualdad de las mujeres y procure comprender los temas y abordarlos adecuadamente.

iKNOW Politics: Si fuera a hacer una recomendación, ¿qué consejo compartiría con miembros de iKNOW Politics, particularmente mujeres candidatas, a medida que progresan en sus carreras políticas?

Recuerda que en política nada es fácil nunca. Nadie te dará nada. Siempre es una lucha. No sucumbas al estereotipo de que las mujeres son menos propensas a luchar o a enfrentarse a otros. Considera lo que sucede cuando dos o tres mujeres candidatean una contra otra, lo cual no creo que sea menos intenso. Tienes que superar en trabajo a los demás (tocar más puertas) para ganar. Aunque pueda ser que estés en desventaja como mujer y eso cree más dificultad, nunca operes bajo ese supuesto. Aunque puedan ser menos, también los hombres encuentran dificultades. En política, ganar siempre supone un enorme esfuerzo, y cuando te des cuenta de ello, concluye que simplemente así son las cosas. Es porque lo que está en juego es muy grande cuando se quiere gobernar un país y asegurar que los valores en que crees prevalezcan. También aconsejaría a los hombres en política que conversen y se reúnan con toda mujer en que puedan pensar que podría postular a un cargo público si se la alienta y apoya. Con el tiempo esto llevaría a incrementar el número de mujeres en política.

 

 

 

Región: