María Antonia Martínez

Entrevistas

 Atrás
Julio 29, 2008

María Antonia Martínez

Ex senadora española y primera mujer en presidir una comunidad autónoma en España (Murciaoman president of an autonomous community in Spain

“La desigualdad es tan real y profunda que no alcanzas la satisfacción plena nunca. Uno mira hacia delante y ve que hay muchas cosas por hacer. Sin embargo, voy a procurar vivir siempre el momento y disfrutarlo, y tenemos que reconocer que en España, durante este último año, hemos hecho cosas y dado pasos muy importantes, y los he vivido con gran intensidad.” - María Antonia Martínez

iKNOW Politics: Para comenzar nos podría decir ¿Qué retos le ha tocado enfrentar como mujer en cargos de liderazgo político, habiendo sido elegida como senadora dos veces? ¿De que manera la han ayudado su trayectoria y experiencia previas?

Yo siempre me he sentido feminista y conforme he ido avanzando en la vida política, he sido cada vez más feminista. Tuve diversas responsabilidades en el ámbito público y sindical. Me he desempeñado en distintas esferas: he sido responsable de economía, de hacienda, de relaciones autonómicas, he sido parlamentaria y vicepresidenta de un parlamento, presidenta de un gobierno autonómico. Siempre he asumido con la misma intensidad la defensa de lo público y el compromiso con el avance de los derechos de igualdad de trato y oportunidad para cada mujer, siempre.

En el ámbito legislativo, este último año, es donde más satisfacciones he encontrado. Se están elaborando leyes, desde el gobierno o desde la oposición, y saber que introducir un párrafo o un artículo, significa un avance importante en la igualdad de trato y la igualdad de oportunidades para la mujer, es una gratificante sensación. Con estos avances será más fácil poder conciliar la vida familiar, personal y laboral de las mujeres. La desigualdad es tan real y profunda que no alcanzas la satisfacción plena nunca. Uno mira hacia delante y ve que hay muchas cosas por hacer. Sin embargo, voy a procurar vivir siempre el momento y disfrutarlo. Y tengo que reconocer que en España, durante este último año, hemos hecho cosas y dado pasos muy importantes, y lo he vivido con gran intensidad. Creo que un reto importante, y me gusta llamarlo así y no obstáculo, es el ser mujer, madre y esposa o compañera.

Sin duda, llevas esa carga vayas donde vayas, haciendo lo que hagas y esto pesa sobre nuestra forma de ser. Siempre la tenemos encima, aunque algunas veces lo queramos racionalizar y pensar que no es sólo nuestra responsabilidad, sino una responsabilidad compartida con el compañero. Tenemos un peso cultural, un rol atribuido desde niñas, que supone el cuidado al otro(a), o el cuidado a los(as) otros(as). Y me refiero al compañero, a los(as) hijos(as), a los padres, y en general a todas las responsabilidades familiares. Hay un entrelazamiento de obligaciones familiares, aunque en España hayamos modificado el Código Civil, redefiniendo incluso el concepto de matrimonio, repartiendo la carga por igual. En el ámbito que me he movido, no conozco a una mujer que no lleve consigo esta carga, a pesar de trabajar en el día a día y tener un compromiso muy firme.

iKNOW Politics: Algunas instituciones vienen analizando el porqué los porcentajes de reelección a cargos políticos de las mujeres son cualitativamente más bajos en relación a los hombres. Un último estudio español se titula “Los hombres están en política; las mujeres pasan por ella”. Su caso es el de una política, que no solamente se ha presentado a la reelección, sino que ha ganado. ¿Qué opinión tiene con respecto a estas estadísticas que muestran índices tan bajos de reelección de mujeres? ¿Qué explicación podría ensayar para este fenómeno?

En mi experiencia, creo que la causa de ese fenómeno está en la falta de involucramiento de la mujer en política, en la política partidaria, en la política que se aprende desde los partidos políticos. Al final, en los procesos electorales, la composición de las listas, quien va, quien se lanza a reelección, quien no, son decisiones que toman los partidos políticos. Yo creo que las mujeres no estamos en el aparato de los partidos políticos. Mi caso en particular, es un ejemplo de ello. Yo he ocupado distintos cargos, pero con estabilidad y permanencia. Incluso he tenido la capacidad de elegir si seguir o no.

Tengo larga trayectoria política y he sido Secretaria General del Partido Socialista Español (PSOE), en mi región. Cuando se está en política, es el partido el que define el asunto. Siempre que tengo ocasión les digo a mis compañeras de partido, que todas las instancias y comités: familia, juventud, cultura, educación, son muy importantes y deberían asumir esas responsabilidades. Sin embargo, yo también las animo a que asuman la responsabilidad de la secretaría de organización del partido y que sean secretarias generales de sus agrupaciones. Las mujeres tenemos que empoderarnos, tenemos que tomar poder para ejercerlo.

Cuando el poder lo tienen los hombres entonces lo ejercen por ti. Entonces en ese momento llaman a las mujeres, por utilidad, por conveniencia, porque quieren dar una imagen de apertura, una imagen de que su lista es más democrática. Sabemos que la distribución del poder viene luego. Por ejemplo, en las funciones del parlamento, si se revisa uno por uno los órganos parlamentarios, tanto las comisiones, como las mesas que dirigen el congreso y el senado, se puede observar que las mujeres están en comisiones y secretarías, pero muy pocas son vicepresidentas o presidentas. ¿Por qué? Porque el poder, el ejercicio político del poder sigue siendo muy masculino. De ahí la importancia de que cada vez hayan más mujeres que podamos tomar la decisión de permanecer en política. Ese es uno de los objetivos, y creo que merece la pena trabajar por ello. La Unión Interparlamentaria (UIP), realiza una labor espléndida, que se mantiene en el tiempo. Tiene entre sus funciones el empoderamiento de la mujer. En que reconozcan dónde está el poder y también cómo ejercerlo y usarlo, en favor del interés general y de la mujer en particular.

iKNOW Politics: Aunque hay una clara distribución desigual del poder, es cierto que las mujeres necesitamos el apoyo de los hombres para poder lograr la equidad. En su experiencia: ¿cuáles cree son las mejores estrategias para incluir a los hombres en los procesos que promueven la equidad de género, sobretodo en el terreno de la participación política?

Es evidente que la igualdad no es un problema de la mujer, sino general. Yo creo que a medida que se alcanza la “complicidad” de algunos hombres y el tema se convierte en una causa de lucha por la igualdad, de hombres junto con mujeres, los avances son más importantes. En España desde luego ese proceso se ha dado, aunque podría sonar un tanto pretencioso que lo mencione, yo me siento muy orgullosa. En el PSOE, partido al que pertenezco, ha habido un proceso constante, no sin dificultades, ya que la corriente feminismo-socialismo nació en España muy pronto, desde que empezó a funcionar el Partido Socialista.

Un grupo de mujeres feministas, son las que a través del cabildeo y grupo de presión, han ido trabajando y logrando que en los distintos congresos partidarios, las resoluciones fueran abriendo paso a la participación de mujeres. De hecho, el PSOE fue el primero que impuso la cuota interna. Ésta pasó del 25% al 30%, y sin duda, en ese proceso han avanzado los hombres también, porque al final todas esas resoluciones han sido adoptadas por todos los órganos del partido. No solo asumidas, sino votadas y apoyadas por los hombres. ¿Qué ha pasado ahora? Hemos dado un salto cualitativo. Hemos pasado de esa cuota interna a establecer una reforma en la ley electoral, donde yendo más allá del concepto de cuota, hemos promovido la presencia equilibrada de hombres y mujeres, entendiendo, que la participación en política de la mujer -que somos más de la mitad de la población en mi país-, lo que hace es contribuir a que la democracia se enriquezca.

Creo que ha sido muy importante la alianza hombres y mujeres, y desde luego el compromiso de un hombre, que es feminista, y tiene como prioridad la defensa de la mujer: José Luís Rodríguez Zapatero, presidente del PSOE y presidente de España. Él es uno de los tantos hombres que a nivel del PSOE han ido creciendo y comprendiendo que la igualdad es un reto, porque la desigualdad estaba siempre presente, más aún en un partido como el nuestro, que tradicionalmente se ha dedicado a luchar contra las desigualdades. En España sucede algo que está pasando también en otros países. Hay una especie de sinergia, cuando un partido incluye como valor democrático la participación de la mujer, otros partidos, aunque no compartan ésta idea, se ven obligados a integrarla. Es una suerte de círculo virtuoso: cuando uno se lanza, los demás tienen que seguirlo forzosamente, porque la ciudadanía en pleno está observando. Hay un compromiso serio en España, aunque no es un trabajo que pueda culminarse, porque es una lucha larga. Pero me parece que la alianza hombre-mujer es imprescindible para avanzar.

iKNOW Politics: En su anterior respuesta, da algunos indicios sobre la situación de la participación de las mujeres en España. ¿Podría precisarnos cuál es la situación actual con relación a la participación política de la mujer, tanto al nivel de partidos políticos como en los sectores legislativo y ejecutivo?

La Ley de Igualdad, que se aprobó en el 2007, supone avances importantísimos en todos los niveles, porque es el hilo conductor que establece la obligación de todos(as), no solo los poderes públicos, sino también en el mundo de la cultura, educación, artes, empresa, sindical, de avanzar en el empoderamiento de la mujer y su participación equitativa. La Ley dice que no puede estar representado más del 60% ni menos del 40% de ninguno de los dos sexos. A pesar de las demandas constitucionales que se han presentado contra esta reforma, el Tribunal Constitucional ha emitido una sentencia confirmatoria. Es un proceso en donde los avances se van a dar en el tiempo.

En este momento puedo mencionar que en lo que afecta al espacio público, en las últimas elecciones autonómicas y municipales, con el nuevo régimen electoral, se han incorporado siete mil nuevas mujeres en los ayuntamientos. Así que son más de veintitrés mil las mujeres que en este momento son alcaldesas o concejalas. De otro lado, en el ámbito de la empresa, por ejemplo, la ley da un plazo de cuatro años para que las éstas incorporen mujeres a sus concejos de administración. Esto se consideró una osadía, ya que la ley estaba entrando en el ámbito privado. Sin embargo, el estado tiene instrumentos para hacerlo, al igual que exigirles planes de de igualdad. Aunque no podría cuantificar el volumen total, la contratación pública, en España, es importantísima.

Ésta no sólo abarca servicios, sino infraestructura, carreteras, ferrocarriles, depuración de agua, todo el saneamiento, obras públicas, entre otros. Cuando se apruebe la ley de contratos del estado, donde se incluye como una medida de fomento que entre las empresas que reúnan los requisitos que exige la contratación, se adjudicará el contrato a aquella(s) que tengan planes de igualdad, ahí podremos verificar cuantas empresas van a elaborar los planes, ¿verdad? Son miles las empresas que licitan, y tratan de este tipo de obras. Es así como se está transversalizado el tema de la equidad.

La participación más alta se da precisamente en los legislativos, tanto a nivel autonómico, como municipal, como en las cortes generales. Aún queda por trabajar en el resto de poderes. En el judicial sigue siendo escasísima la representación de mujeres. En España, en este momento, más del 50% de jueces son mujeres, sin embargo, en el Tribunal Supremo tenemos poquísimas mujeres, aunque tenemos a la Presidenta del Tribunal Constitucional. El poder judicial necesita renovación así como las fuerzas armadas, el Consejo Económico y Social, el Tribunal de Cuentas, entre otros.

iKNOW Politics: La Ley de Igualdad española es una ley de avanzada. Refleja que en España hay un proceso estructurado y sistemático al respecto. ¿Cuál es el contexto socio-político en el que surge la ley? ¿Ha sido la Comisión mixta de los derechos de la mujer e igualdad de oportunidades del parlamento el pilar fundamental de la misma?

Las organizaciones de mujeres han tenido un rol fundamental, sean organizaciones feministas u otras que asumieron la teoría feminista. Los grupos de mujeres, dentro de los partidos políticos, el PSOE e Izquierda Unida, son los que coincidieron en seguir con los proyectos feministas, lo que significó un paso muy importante en España. Algunas decisiones claves como la creación del Instituto de la Mujer, muy al principio de la democracia, y luego, la conformación de la Comisión mixta de los derechos de la mujer e igualdad de oportunidades (1988), que acaba de cumplir veinte años, que surgió gracias al compromiso de muchos hombres y mujeres.

Hombres con mucho bagaje y trayectoria política, prestigiaron la propia comisión, así como el trabajo de mujeres que acababan de llegar al poder. Ahora son muchas más las mujeres que la conforman, pero al principio había casi igualdad de género. Ambos, el Instituto y la Comisión, son instituciones que han tenido un proceso imparable. Dos poderes, por un lado el ejecutivo del cual es parte el instituto y el legislativo al que pertenece la comisión, han elaborado propuestas muy serias, e impulsado cambios sociales importantes. Hay que tener en cuenta, que en España, en estos momentos, estamos implementando el cuarto plan de igualdad. Son muchos años trabajando con éstos planes. La diferencia de éste plan es que además de apoyar y fomentar, interviene, tal y como lo mencioné anteriormente.

Por otra parte nuestra constitución, que tiene casi 30 años, declara en el artículo 14, el principio de igualdad y no discriminación. Y luego, tenemos otro mandato imperativo, dirigido a todos los poderes públicos: promover las condiciones para que la igualdad sea real, y promover la participación política, económica y social y cultural de todos(as) los(as) ciudadanos(as). Sin embargo, el salto cualitativo como repito se ha dado durante el gobierno del presidente Rodríguez Zapatero. Es toda una nueva cultura la que se está imponiendo en las más altas esferas del poder político, El Ministro de Trabajo, mencionó que la constitución no puede seguir quedándose a la puerta de la educación, de las empresas, de los sindicatos. La constitución no solo rige para el ámbito público sino también para el privado. La Ley de Igualdad es potente.

La parte más difícil, que va a llevar más tiempo, es procurar los cambios sociales que necesitan darse. El problema de la desigualdad tiene que ver con el arraigo que hay del machismo en la sociedad, en la cultura imperante en mi país y en los países del entorno. La intervención en la educación es fundamental, tanto como medidas de prevención. Además, ésta es una “ley código”. La llamamos así, porque ha modificado 24 leyes del país, muchas de ellas orgánicas. Se ha modificado el estatuto de los trabajadores, la ley orgánica del poder judicial, la ley de contratos del estado, el código civil, la seguridad social, entre otras. Ha sido una reestructuración completa, donde se han introducido nuevos derechos. Y algo que no puedo dejar de mencionar es el respaldo financiero. Es una ley que entró en las cortes federales, con un presupuesto de 400 millones de euros, y salió con de ellas con 490 millones asignados. A partir de ella tenemos agenda ejecutiva y legislativa para los próximos 10 años.

iKNOW Politics: En España no hay una bancada femenina parlamentaria. ¿Cree que esta instancia es siempre necesaria? ¿o en el caso español la Comisión mixta de derechos de la mujer y de igualdad de oportunidades del parlamento ha hecho las veces de grupo femenino parlamentario?

Efectivamente en España no tenemos lo que en Latinoamérica se llama bancada de mujeres. Las comisiones mixtas del Parlamento están compuestas por 42 miembros, hombres y mujeres, de ambas cámaras. En la Comisión mixta de derechos de la mujer y de igualdad de oportunidades, el ánimo es de mucho consenso, porque los temas que nos plateamos son muy sensibles, como el derecho a la igualdad que es un derecho humano. Las diferencias políticas existen, están allí. Sin embargo se llega fácilmente a consensos ya que en la Comisión existe mucha complicidad entre las mujeres de todos los partidos.

Es una comisión permanente, no legislativa pero que debe saber de la legislación que se hace en todas las comisiones. Tiene competencia para intervenir en todas y sobre todas las materias que involucran al conjunto de comisiones del parlamento. Es una comisión que ve todos los asuntos preliminares y preparación de las leyes; se hacen las comparecencias, no sólo a todo el gobierno, sino a agentes sociales, económicos; se llama a académicos; vienen los colectivos. Por un lado la Comisión tiene la función de controlar y hacer el seguimiento de aplicación a las instancias gubernamentales en temas relacionados con la igualdad de género, de trato y oportunidades.

Otra función es el estudio, investigación y propuesta tanto al gobierno como al resto de las comisiones parlamentarias. Por ejemplo, se hizo una ponencia sobre la prostitución en España, que resultó un trabajo espléndido, presentándose un plan con 37 medidas que se remitieron al Ejecutivo. La Comisión además de tener una suerte de control legislativo, tiene relación con la sociedad, de donde emanan los problemas reales que está legislando. Es un trabajo muy efectivo.

iKNOW Politics: Por encima de las peculiaridades de cada país ¿cuáles serían los pasos fundamentales que tu recomendarías a las parlamentarias para lograr establecer un sistema avanzado en relación a la igualdad de la mujer y su participación política?

Creo que los problemas que tenemos en diferentes lugares son muy parecidos. He oído a muchas parlamentarias latinoamericanas, de distintos países, diciendo que quieren cambiar el sistema. Eso es una meta muy alta, yo creo que se debe empezar por algo más sencillo. Algo como poner el sistema frente a sí mismo, porque claro, hay que ver el marco teórico y de compromisos políticos que tienen asumidos los países latinoamericanos, el último referente al Consenso de Quito.

Si hay acuerdos, magnífico, prácticamente todos los países latinoamericanos han suscrito la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), así como su protocolo facultativo. Además tienen otros tratados y resoluciones del Parlamento Latinoamericano. En materia de violencia está la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer (Convención de Belém do Pará), es decir no solo hay doctrina, sino compromiso político.

Con estas herramientas, cada parlamento debe hacer frente a su gobierno. No se trata de pedir la luna, se trata de demandar la implementación de los compromisos que han suscrito, internacionalmente, los países latinoamericanos. Muchas veces las cosas que se discuten ya están resueltas y aprobadas por los gobiernos. Entonces, a trabajar para conseguir su reglamentación. Aunque no soy quien para opinar sobre el sistema de ningún país, el consejo que les daría, es que pongan el sistema frente a sí mismo, que pongan a sus gobiernos, a sus presidentes, frente a los compromisos que han asumido internacionalmente.

iKNOW Politics: ¿Qué clase de influencia han tenido las redes o el trabajo de redes en su carrera?, ¿cree que son útiles?, y en este contexto, ¿qué opina de la iniciativa de iKNOW Politics?

A mí me parece importantísimo el trabajo en redes. La información y educación es esencial. Es decir nadie llega a la vida profesional, ni a una vida de compromisos, sin conocer. Lo que no se conoce no se puede amar, no se puede apreciar. Por mi experiencia, que es de muchos años, veo que falta formación. Muchas parlamentarias, y hablo de parlamentarias que no conocen el entramado de derecho y obligaciones que están reconocidos en sus países, difícilmente pueden exigir o hacer seguimiento en torno a estos temas porque ni siquiera los conocen. Iniciativas como iKNOW Politics son muy importantes.

En primer lugar, la parte interesada, tiene la oportunidad de aprender las buenas prácticas que se dan en otros lugares, evaluarla, y decidir si sirve o no para la situación socio-política o socio-económica de su país. Por otro lado, se pueden difundir nuestros casos, nuestras propias vivencias. La plataforma puede ser usada para discutir la elaboración de leyes, recibir recomendaciones, sugerencias, etc. Los cambios sociales no se hacen de una mañana para otra, ni se hacen al día siguiente de entrar en vigor una ley, requieren de un pozo resistente, es una lluvia continua, entonces yo creo que iniciativas como esta sirven para apoyarnos entre nosotras.

iKNOW Politics: ¿Qué sugerencias haría a mujeres jóvenes que están interesadas en ingresar en política, pero sienten que es un mundo distante y difícil de acceder para ellas?

Las mujeres en este momento no tenemos ningún elemento objetivo para sentirnos abrumadas. Hay muchas mujeres ya capacitadas, la educación y cultura es un fenómeno que no nos es ajeno. Sabemos que hay países donde todavía hay grandes obstáculos, pero las mujeres tenemos todo lo que un ser humano debe poseer para participar y comprometerse con los cambios sociales de su entorno: formación, compromiso y ánimos de cambiar las cosas. Hay muchas formas de participar en política. El voto es un elemento decisivo en política, que refleja simplemente la posición de la persona. Es un hecho importante, pero yo las animaría a que entraran de verdad a formar parte del aparato de poder, que es el que hace que se avance o retroceda. Creo que las mujeres tenemos mucho por hacer, y que aportar social y políticamente.

Es claro que algunos roles masculinos están muy agotados. La política necesita también de miradas nuevas, de miradas desde otras perspectivas, desde las necesidades reales, voces asentadas en la problemática real de hombres y mujeres. Las mujeres, tal vez porque estamos más oprimidas, estamos más pegadas al terreno y tenemos una perspectiva de la realidad que se ajusta mucho más a los problemas y a las necesidades y una mayor capacidad para encontrar soluciones.

iKNOW Politics: ¿Algún comentario final que quisiera dar a quienes leerán esta entrevista?

Yo siempre me he sentido muy cercana a la lucha por la igualdad, esté donde esté. A mí me atrae el trabajo a favor de la igualdad de la mujer en todo ámbito. En mi vida, he venido luchando contra cualquier desigualdad que vea, aquí o allí. Me involucro siempre con el mismo entusiasmo ya sea que la desigualdad se dé en el sistema impositivo, en la educación o en la sanidad. Yo creo que vale la pena trabajar para mejorar la calidad de vida de la gente, y para ser más felices. Al final ese es el objetivo que persigue el socialismo, y ante todo soy una mujer socialista.

 

 

 

Región: