Rodi Kratsa-Tsagaropoulou

Entrevistas

 Atrás
Diciembre 1, 2008

Rodi Kratsa-Tsagaropoulou

vicepresidenta del Parlamento Europeo, Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) (PPE)

“Abogar por los derechos de las mujeres alrededor del mundo tiene que ver en último término con forjar la solidaridad entre las mujeres y con tratar de eliminar todas las barreras y obstáculos a su participación en la vida política, social y económica.” - Rodi Kratsa-Tsagaropoulou

iKNOW Politics: Como mujer en una posición de liderazgo, ¿qué desafíos ha enfrentado al entrar a la política en Grecia y al convertirse en vicepresidenta del Parlamento Europeo (PE)? ¿Ha sido difícil cumplir con las expectativas, carga de trabajo y presión que su mandato conlleva?

Grecia, como la mayoría de países mediterráneos, está poco desarrollado en lo que a participación de las mujeres en política se refiere, algo que se debe en gran medida a la estructura social tradicional y a los estereotipos de género. El entorno político no es hostil a la participación de las mujeres en los asuntos públicos, pero tampoco la alienta o apoya. Quisiera decir que ni los problemas que una mujer enfrenta ni la importancia de la participación femenina en la política son adecuadamente comprendidos. Enfrentar estos desafíos requiere de una mujer con una firme elección personal, fuerte voluntad y compromiso de asumir un rol lideresa en la política y la sociedad. Cualquier duda se despejará con el tiempo, paso a paso, a medida que una lideresa avance en su carrera política y haga progresos concretos, en Grecia o en cualquier parte.

En comparación con la política griega, mi experiencia en el Parlamento Europeo es diferente. En nuestra Cámara está completamente claro que las y los colegas, son juzgados únicamente sobre la base de sus méritos. En el Parlamento las mujeres no son tratadas como minoría, sino que por el contrario tienen una fuerte presencia, tanto en número como en la calidad de su trabajo en muchas áreas de política. No olvidemos, después de todo, que Simone Veil fue la primera presidenta del Parlamento Europeo, directamente elegido, en 1979. Tratando de cumplir con las expectativas de mis colegas, al mismo tiempo que afrontando la considerable carga de trabajo de las sesiones plenarias y la Mesa del Parlamento, la integración de la perspectiva de género ha sido sólo una de mis preocupaciones, que incluyen los delicados equilibrios entre los grupos políticos, las disparidades entre las culturas políticas de los Estados Miembros y el rol dual del Parlamento como cuerpo político y administrativo.

iKNOW Politics: Como miembro del Comité de derechos de la mujer e igualdad de género, y como presidenta del Grupo de alto nivel sobre igualdad de género del Parlamento Europeo, usted está trabajando en la integración de la perspectiva de género en la legislación e instituciones europeas, incluyendo el Parlamento Europeo mismo. ¿Qué estrategias cree que son necesarias para que este esfuerzo tenga éxito, dentro del Parlamento Europeo mismo, dentro de Europa y las Instituciones Europeas y también en relación con las políticas de la Unión Europea (UE) que quieren tener un impacto más allá de la UE?

El Parlamento Europeo ha estado comprometido con alcanzar la igualdad de género desde el comienzo mismo de su historia política, hace 50 años, tanto en la cámara como en Europa en su conjunto. Cabe señalar que hoy en día en el Parlamento Europeo tenemos un número creciente tanto de parlamentarias como de mujeres que detentan posiciones de alto perfil: actualmente tenemos 5 vicepresidentas, 2 cuestoras, 2 presidentas de grupos políticos y 6 mujeres presidiendo comités y subcomités parlamentarios. Además, en relación con la llegada de nuestros(as) colegas(as) rumanos(as) y búlgaros(as), el porcentaje de mujeres miembros del Parlamento Europeo ha subido a 39%. Al mismo tiempo, el Parlamento Europeo, ha adoptado políticas de acción afirmativa dirigidas a establecer un equilibrio de género en su personal. Actualmente, las mujeres representan el 61% del personal del Parlamento y detentan aproximadamente 25% de los puestos de decisión y gerencia. El Grupo de Alto Nivel que me honro en presidir, fue establecido por la Mesa en el 2004 como resultado de la Resolución del 2003 sobre integración de la perspectiva de género en el Parlamento Europeo (PE).

El Grupo monitorea la integración de la perspectiva de género en las actividades del PE a todo nivel: trabajo de comités, presupuesto, política de información y comunicación. Durante el actual periodo parlamentario, el Grupo se ha enfocado principalmente en temas de integración de la perspectiva de género en el trabajo de los comités parlamentarios, política de personal y lenguaje neutral en género. El Parlamento Europeo, como cuerpo político, repetidamente ha elaborado informes, apoyado iniciativas, aprobado fondos y votado a favor de resoluciones que piden una participación equilibrada de hombres y mujeres en todas las instancias de toma de decisiones.

Además, constantemente exhorta a las demás instituciones, a saber, el Consejo y la Comisión Europea, a acrecentar la integración de la perspectiva de género a todo nivel, desde las misiones de construcción de la paz y la cooperación al desarrollo hasta los presupuestos de género en los Fondos Estructurales, y desde la política de cohesión hasta la necesaria atención especial para las mujeres en las zonas rurales de Europa. En consecuencia, la intervención del Parlamento es doble, primero aprobando legislación sobre género e igualdad y segundo configurando orientaciones políticas a fin de facilitar y participar en el debate político permanente sobre la agenda de género e igualdad en Europa. Volviendo a su pregunta, lo que se tiene que hacer es monitorear rigurosamente la implementación de la legislación sobre igualdad de la UE por parte de los Estados Miembros y las instituciones mismas, llamar al Consejo y la Comisión a hacer seguimiento de las resoluciones del Parlamento a este respecto, y afinar nuestras políticas e instrumentos financieros pertinentes a fin de asegurar su coherencia, complementariedad y eficiencia.

iKNOW Politics: Usted es responsable de las relaciones euromediterráneas del Parlamento Europeo y ha ganado el Premio Euromed por el Diálogo entre Culturas en el 2007. Puede decir a nuestros(as) lectores(as) ¿cómo su trabajo en esta posición ha contribuido a la protección de los derechos de las mujeres en la región y su promoción en la vida pública?

Tengo el honor de desempeñarme como la vicepresidente responsable tanto de Igualdad de Género como de la Cooperación Euromediterránea. Detentar estos dos cargos me ha permitido seguir de cerca el progreso en el campo de los derechos de las mujeres en nuestros vecinos países mediterráneos. Además, tuve el honor de contribuir al establecimiento del Comité de Mujeres de la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea (EMPA) y de servir orgullosamente como su vicepresidenta hasta junio pasado. Esto me posibilitó forjar sólidas y mutuamente fructíferas relaciones con mis contrapartes del Mediterráneo del sur, y disfrutar una asociación privilegiada con mujeres involucradas en política y partes interesadas clave del Medio Oriente. Durante mis frecuentes misiones y visitas al Medio Oriente y los países mediterráneos, reunirme con mujeres representativas y partes interesadas de las sociedades locales ha sido siempre una prioridad.

Estos dos diferentes aspectos de mi carrera parlamentaria me han ayudado a darme cuenta de que, pese a las irrefutables disparidades entre la situación de las mujeres en Europa y la de las mujeres en los países en desarrollo, los desafíos que les tocan enfrentar son en general los mismos: subrepresentación en la vida económica y política, diferencias de remuneración entre hombres y mujeres, discriminaciones de género, dificultades al tratar de reconciliar la vida privada y profesional. Sin embargo, las mujeres en el Medio Oriente y el mundo árabe enfrentan obstáculos y problemas adicionales, por ejemplo, en lo que atañe a su estatus legal o a las consecuencias de una interpretación arbitral o arcaica de normas y prácticas religiosas.

No olvidemos que en algunos países las mujeres embajadoras y ministras tienen todavía que ser acompañadas por sus esposos cuando viajan al extranjero en visitas y misiones oficiales. Abogar por los derechos de las mujeres alrededor del mundo tiene que ver en último término con forjar la solidaridad entre las mujeres y con tratar de eliminar todas las barreras y obstáculos a su participación en la vida política, social y económica. Y superar los obstáculos requiere la construcción de puentes entre las mujeres europeas y las mujeres del Mediterráneo del sur; incluso puentes virtuales como los que iKNOW Politics puede ayudar a construir. Recientemente tuvimos una ocasión más de darnos cuenta de cuán fructífero puede ser el trabajo en red y el intercambio de puntos de vista entre las mujeres del Norte y del Sur.

En el marco de la semana árabe celebrada en el Parlamento Europeo, organizamos un intercambio de puntos de vista muy interesante e ilustrador enfocado en el rol de las mujeres en el mundo árabe, tanto el Magreb como el Mashreq, y también la situación de las mujeres árabes que han inmigrado a Europa. La principal conclusión de este evento fue que el empoderamiento político de las mujeres en los países mediterráneos presupone un cambio fundamental en su estatus personal y familiar, lo cual sólo puede lograrse a través de un cambio en las mentalidades, reformas legales y sociales, y en último término con más democracia.

iKNOW Politics: En el 2006 usted presentó un informe al Parlamento Europeo sobre el rol y lugar de las mujeres inmigrantes en la UE. Con base en su informe, el Parlamento Europeo adoptó una resolución instando a los estados miembros a promover el acceso de las mujeres inmigrantes a la vida económica, política, social y cultural del país anfitrión, así como a adoptar medidas para combatir las violaciones de los derechos de tales mujeres y niñas. A partir de esta experiencia, ¿qué cree usted que las lideresas a nivel mundial deben hacer para empoderar a las mujeres y asegurar sus derechos?

El objetivo de nuestro informe fue poner de relieve la serie de problemas que las mujeres inmigrantes enfrentan al llegar a Europa y sus condiciones de vida e integración en la Unión Europea. Con respecto a este tema, cabe señalar que a menudo carecemos de estadísticas confiables y actualizadas sobre las mujeres inmigrantes. Sin embargo, estimamos que ellas representan 4% del total de la población de la UE y 54% de los(as) inmigrantes en Europa. Los principales problemas que enfrentan se relacionan con las discriminaciones en el empleo y la marginación social. La tasa de empleo de las mujeres inmigrantes legales es 44%, y sólo 17% de ellas adquieren educación superior. Además, sufren de múltiples discriminaciones, basadas en género, origen étnico, idioma, religión. Debe darse atención especial a las oportunidades de las mujeres inmigrantes para integrarse a la vida profesional, especialmente de las que llegan a Europa sobre la base de la reunificación familiar.

Por esto es que subrayamos en nuestro informe que la Directiva 2003/86/EC no ha sido todavía satisfactoriamente implementada por todos los Estados Miembros, dejando así un espacio sustancial para el tratamiento discriminatorio de las mujeres inmigrantes. Cabe señalar que nuestro informe fue adoptado por una vasta mayoría y que el entonces comisionado de Justicia, Libertad y Seguridad, señor Franco Frattini, saludó nuestras sugerencias y prometió integrarlas en las políticas de la Comisión. Esto significa que en el plano europeo hay la voluntad política para abordar la problemática de las mujeres inmigrantes en Europa. Esto es lo que también pedimos a los Estados Miembros. La inmigración es una realidad en Europa hoy en día y ciertamente lo será así en el futuro.

En el plano de la formulación de políticas hay el consenso de que en todas las áreas de política, desde afrontar los cambios demográficos hasta acrecentar la cohesión social de nuestra sociedad, la inmigración debe ser vista como parte de la solución y no del problema. Nuestras metas de desarrollo y cohesión social están directamente vinculadas con nuestra capacidad para manejar adecuadamente los flujos migratorios, integrando a los inmigrantes en nuestras sociedades. A fin de ser adecuadamente integrados e integradas, inmigrantes hombres y mujeres deben ser adecuadamente informados(as) de los valores de nuestra sociedad, y de sus derechos y obligaciones. Integrar a las inmigrantes es más importante aún, pues ellas serán quienes críen a la segunda generación de inmigrantes en Europa: ellas son quienes pueden ayudarnos a integrar a los(as) niños(as) inmigrantes, trasmitiendo al mismo tiempo sus valores tradicionales y los que Europa ofrece.

Su integración requiere fomentar la integración de la perspectiva de género en nuestras políticas para la cohesión social, derechos humanos, empleo así como diálogo intercultural. Sin embargo, puesto que la integración es un proceso de dos vías, tenemos que cooperar aún más con los países de origen de los(as) inmigrantes así como con sus comunidades en Europa, de modo que su integración sea lo más fluida posible. No olvidemos que en no pocas comunidades inmigrantes en Europa las mujeres son también víctimas de violencia sistemática, mutilación genital, matrimonios forzados e incluso “crímenes de honor”. Dado que estos temas sólo pueden ser abordados adecuadamente en las comunidades originales de los(as) futuros(as) inmigrantes, la UE debe tratar de afrontarlos desde la raíz, mediante acuerdos de asociación y cooperación con terceros países.

Y eso también pone de relieve el rol que las lideresas en el mundo entero deben desempeñar; ellas son quienes deben ejercer presión sobre sus gobiernos para que honren sus compromisos nacionales e internacionales y hacerlos rendir cuentas en caso de que no lo hagan. Las mujeres en el poder nunca deben olvidar a los millones de mujeres que son discriminadas, torturadas, marginadas tanto en su país como en el extranjero; estas mujeres necesitan que sus lideresas pongan de relieve sus problemas, se esfuercen por afrontarlos y les brinden oportunidades de participación sociopolítica y prosperidad.

iKNOW Politics: Usted fue fundadora y presidenta del Centro Europeo de Comunicación e Información en Atenas. Como alguien que tiene experticia en el campo de las comunicaciones y como lideresa, ¿cree que hay estereotipos en los medios de comunicación contra las mujeres en política? Si cree que sí, ¿cómo deben abordarse estos estereotipos? ¿Qué deben hacer las lideresas y candidatas al enfrentar tales desafíos?

Además de fundar el Centro Europeo de Comunicación, tuve también el honor de ser miembro fundadora y vicepresidenta del Comité Griego del Movimiento Europeo en Grecia, y ser miembro fundadora y actual presidenta de la Organización Internacional para la Promoción de las Mujeres en Europa, que otorga el premio “Mujer de Europa”. Mi experiencia general obtenida en la sociedad civil me ha hecho agudamente consciente del hecho de que los estereotipos de género están todavía omnipresentes en la prensa y los medios, y que no sólo conciernen a las mujeres en política, sino también a las mujeres en la ciencia, el deporte o las artes, y en último término también a las mujeres en la sociedad civil misma.

Una tiene la sensación, de que muchas veces está implícito que las mujeres deben limitarse a ocuparse de los derechos de las mujeres y no participar integralmente en todos los sectores de nuestra sociedad. En particular, la cuestión de los estereotipos en la publicidad y los medios fue recientemente el tema de un informe por iniciativa propia de nuestro Comité de Derechos de las Mujeres. El informe pone de relieve la necesidad de desarrollar conciencia contra imágenes degradantes de mujeres y hombres en la publicidad y el marketing, y recomienda que los(as) locutores(as) de radio y TV, editores y publicistas adopten una actitud más responsable hacia la forma en que representan a mujeres y hombres.

En este contexto, los premios a la igualdad en el mercado mediático podrían ser útiles para romper con los estereotipos de género. Lo que necesitamos es encontrar un delicado equilibrio entre la necesidad de acrecentar adecuadamente la igualdad entre hombres y mujeres en los medios de comunicación y el mundo de la publicidad y la necesidad de proteger la libertad de expresión del mundo mediático. En último término, el enfoque debe estar puesto en la educación escolar y la crianza familiar, pues superar estereotipos sólo puede ser eficiente si empieza en una etapa muy temprana de los niños y las niñas.

El mundo mediático debe comprender que no estamos tratando de suprimir las obvias diferencias existentes entre hombres y mujeres, físicas, psicológicas o sociales. Estamos tratando de eliminar formas de representación de mujeres y hombres que hacen menos eficientes nuestras políticas de igualdad. Las mujeres líderes podrían hacer mucho para ayudar a abordar estos estereotipos, asegurándose de cómo su propia imagen llega a los medios. Asimismo, ellas deben prestar atención a no crear nuevos estereotipos, como el de las “damas de hierro”; si las mujeres líderes tenemos que abandonar nuestra feminidad para hacer que nuestro mensaje llegue y sea tomado en serio, entonces ya hemos perdido el juego de la diversidad y la igualdad en nuestra sociedad.

iKNOW Politics: ¿Cómo piensa que una iniciativa como iKNOW Politics puede ser usada para promover el avance de las mujeres en el escenario político? ¿Se habría usted beneficiado de tener una red virtual semejante en los inicios de su carrera?

Es común el que las mujeres en todos los aspectos de la vida, políticos, sociales y económicos, enfrentan obstáculos al tratar de hacer llegar su mensaje. Dado que en nuestro mundo en constante globalización las barreras físicas nunca dejan de caer, ¿qué mejor medio de ayudar a las mujeres a superar estas barreras y obstáculos que mediante la tecnología de la información? Por esto es que no dudé en presentar en el Parlamento Europeo el lanzamiento paneuropeo de la iniciativa de iKNOW Politics.

Creo que en verdad ésta tiene el potencial de permitir a las mujeres de todo el mundo construir redes, reunir e intercambiar mejores prácticas, hacer preguntas, expresar su solidaridad, en otras palabras, ayudarse mutuamente. Si queremos hacer más eficientes nuestros esfuerzos y promover una participación balanceada de hombres y mujeres en todos los aspectos de la sociedad, entonces necesitamos no sólo una firme voluntad política y medidas legislativas proactivas, sino también canales y redes que den lugar a una moderna comunicación interactiva. No hace falta señalar, después de todo, que las opciones de la TI son usadas cada vez más en la política moderna.

No olvidemos cuántas transmisiones de video en tiempo real a través de YouTube y redes sociales como Facebook se usó en la última campaña presidencial en Estados Unidos. Confío en que esta red puede resultar ser útil no sólo para las mujeres en la política europea sino en todas partes del mundo, y, sobre todo, que dé lugar a la cooperación internacional de éstas en el mundo entero.

iKNOW Politics: ¿Qué consejo compartiría con miembros de iKNOW Politics, particularmente candidatas y autoridades, a medida que progresan en sus carreras políticas?

En primer lugar, permítaseme aclarar que considero mi testimonio y consejo no más útil que el de los(as) cientos de miembros de iKNOW Politics con experticia sobre el terreno o a nivel de base. Sin embargo, mi consejo a ellas sería que deben sacar el máximo provecho de las posibilidades ofrecidas por iKNOW Politics y cualquier otro medio disponible en cuanto a trabajo en red e intercambio de mejores prácticas. Como profesional de la política europea puedo confirmar que en verdad hay poder en la unidad. Mi consejo específico a las mujeres que ya detentan altos cargos en gobiernos y administraciones es no olvidar sus aspiraciones originales y las metas que una vez se habían fijado en los inicios de sus carreras.

No olvidemos que las mujeres son en último término seres humanos y, en consecuencia, no están inmunes a las tentaciones del poder. El empoderamiento de las mujeres no es simplemente una cuestión de estadísticas, y las lideresas no deben ocultarse bajo la red de seguridad de las cuotas. No deben pensar sólo en su carrera sino también en cómo podrían promover activamente la participación de las mujeres en general. Necesitamos mujeres en los lugares correctos, de acuerdo. Pero muchas más mujeres y de hecho mujeres que piensen, voten, gobiernen y actúen como mujeres.

 

 

 

Región: