Mabel Bianco

Entrevistas

 Atrás
Marzo 12, 2015

Mabel Bianco

Presidenta y fundadora de FEIM.
Mabel Bianco

La Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) tiene como objetivo desarrollar investigaciones, estudios, programas, proyectos, cursos y otras actividades para mejorar la condición social, laboral, legal, política, económica y de salud de las mujeres en la Argentina.

1) En este 2015 se cumplen veinte años de la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing. ¿En qué medida son necesarios este tipo de grandes convenciones y cómo pueden llegar a afectar a la mujer como ciudadana?

Este año es el 20 Aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing adoptadas en la IV Conferencia Mundial de la Mujer en 1995 en Beijing, China. En ese momento histórico 189 países se comprometieron a cumplir en este plazo de 20 años las metas y los objetivos definidos para lograr la igualdad de género y garantizar el pleno ejercicio de los derechos de mujeres y niñas.

Los acuerdos alcanzados en Beijing representaron un avance importantísimo para las mujeres de todo el mundo porque son metas concretas que los países se comprometieron a cumplir a través de la ejecución de medidas y políticas a favor de la igualdad entre mujeres y varones. Esto quedaría en letra muerta en un papel si no fuera por las revisiones periódicas que deben enfrentar los países comprometidos ante la ONU y los demás Estados. Las organizaciones de la sociedad civil somos muy importantes en este proceso, para informar acerca de los puntos que aún quedan pendientes, presionar para que se cumplan y además ampliar los pedidos.

2) ¿Usted podría darnos su opinión sobre lo que se debe hacer para que finalmente la visión de Beijing se haga realidad?

 La Plataforma de Acción de Beijing es un mapa de ruta muy preciso hacia la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres y las niñas, lo que falta es decisión política de los gobiernos para darle prioridad a este tema y avanzar en ese sentido. Mucho de los cambios requeridos son culturales y eso demanda mayo decisión política, en ese sentido las acciones positivas son muy concretas y útiles. El cambio no se dará espontáneamente, hay que impulsar medidas, programas y políticas detalladas en el Plan de Acción para impulsarlo.

Por otra parte, el crecimiento de la desigualdad en nuestra región retrasó la ejecución del programa de Beijing al impactar negativamente en la calidad de vida de mujeres y niñas, especialmente de los grupos más vulnerables, como indígenas, afrodescendientes, mujeres con discapacidad, mujeres que viven con VIH, migrantes, entre otros.

3) ¿Cuáles son los factores que tuvieron el mayor impacto sobre la implementación hasta el día de hoy?

En América Latina y el Caribe hubo importantes avances que redundaron en mejoras para la vida de las mujeres y las niñas en la mayoría de las esferas de preocupación del Plan de Acción de Beijing, especialmente reflejados en nuevos marcos normativos o leyes. Sin embargo, quedan muchos aspectos pendientes en temas como el acceso de las mujeres a la toma de decisiones en los medios de comunicación, la falta de políticas públicas que contemplen la situación especial que viven las niñas, el fortalecimiento de la autonomía y el derecho a decidir de las mujeres, el elevado nivel de mortalidad materna, la persistencia de la penalización del aborto, la falta de acceso al aborto legal, la violencia contra mujeres y niñas y su aumento en cantidad y en crueldad, con el incremento del femicidio. Y sobre todo que las leyes se traduzcan en políticas públicas que lleguen a todas las mujeres.

4) ¿Cuáles son las opciones para acciones estratégicas e innovadoras para abordar los obstáculos y desafíos?  (A nivel nacional y regional)

Grupos de mujeres feministas y activistas de la región expresaron recomendaciones específicas para avanzar en los puntos pendientes de cada una de las doce esferas de preocupación. Los aportes están compilados en el informe “A 20 años de la Plataforma de Acción de Beijing: objetivos estratégicos y esferas de preocupación”, que reúne aportes de 142 grupos y mujeres de la región.

Para empezar, es imprescindible tener estadísticas e indicadores con perspectiva de género y comparables entre países que permita medir cómo impactan, en lo cotidiano, las violencias contra las mujeres, los altos niveles de pobreza que tienen así como las restricciones económicas, la falta de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y a la atención del aborto y el parto seguro, la falta de oportunidades y de acceso la participación política y la toma decisiones, y lo impedimentos para pedir justicia cuando son víctimas de delitos o se vulneran sus derechos, entre otros. Además, es urgente instrumentar políticas y programas que atiendan, cuiden y protejan a mujeres y niñas cuyas vidas están en peligro, por ser víctimas de las violencias privadas y públicas, ser migrantes, enfrentar complicaciones en su salud reproductiva, vivir en la pobreza, sufrir desastres naturales o conflictos armados, entre otros riesgos. Además, los grupos de mujeres de la región demandamos acciones concretas para hacer efectivos los compromisos asumidos en las leyes y políticas públicas y que planes de gobierno, políticas públicas o leyes tengan perspectiva de género. Llevar a la realidad las políticas y planes de gobierno exige destinar presupuestos, crear mecanismos de evaluación y sanciones ante los incumplimientos y tener libre acceso a la información para poder monitorear su implementación.

Región: