Nadia Hashem

Entrevistas

 Atrás
Junio 6, 2013

Nadia Hashem

ex-ministra de Estado para Asuntos de la Mujer en Jordania

iKNOW Politics: ¿Cuales son en Jordania los retos clave para la participación de las mujeres en política?

Los retos son múltiples, pero lo más importante es la falta de cultura democrática de nuestra sociedad. Si queremos ayudar a que las mujeres tengan un rol tanto en política, economía como en sociedad necesitamos cambiar esta cultura. Pero conseguir esto requiere tiempo así que tenemos que buscar otras soluciones. Cultura y legislación son dos caras de la misma moneda. Así que para rectificar la situación en la que nos hallamos debemos situar nuestros esfuerzos en la legislación que afecte a la participación política de las mujeres, como la ley electoral. Como miembro de la sociedad civil hemos estado trabajando desde 1993 para cambiar estas mismas leyes. Y bueno, nos han dado una cuota que impide que las mujeres pertenecientes a grandes circunscripciones  ganen más escaños. Ahora, tras un largo trabajo, tenemos una cuota de 13 asientos. También están las listas. En la actualidad tenemos a 16 mujeres en los parlamentos y 13 son por cuota, 2 vienen de elecciones (Mariam AlLawzy and Waffa Ben Mostafa) mientras que una viene de las listas.

Así que para contestar a tu pregunta, creo que el mayor reto al que nos enfrentamos es el de la cultura. Creo que el Gobierno tiene el papel de actuar como la sociedad civil y el sector privado. Ninguna entidad puede conseguir esto por sí sola. Los legisladores tanto de la Cámara alta como de la baja también deberían tener una consideración especial hacia los grupos sociales más vulnerables.

Por otro lado, una mujer también tiene que ser una persona capaz, ser líder y tener una independencia económica para entrar en el Parlamento… lo que muchas veces no ocurre. En los Estados Unidos las mujeres pueden llevar a cabo campañas para obtener fondos, pero no en Jordania. Aquí las mujeres tienen que promocionarse a sí mismas y desgraciadamente muchas no pueden hacerlo. Deben hacer uso de su propio patrimonio o tal vez recibir ayuda de sus familiares y allegados.

Las mujeres necesitan tener acceso no sólo a las esferas políticas pero también a todos los sectores de la sociedad y a todas las partes de la pirámide: trabajos de alto, medio y bajo nivel.

iKNOW Politics: Muchos países de América Latina están tomando el camino de las cuotas y la paridad. ¿Está la paridad en la agenda de Jordania?

Nuestro objetivo es tener paridad, igualdad y las oportunidades pero para abrir el camino hacia este tipo de progresos debemos trabajar duro para cambiar la cultura que ahora tenemos. Creo que la herramienta más poderosa de la que disponemos son las cuotas. Hay muchos tipos de cuotas y no sólo en el Parlamento. En Alemania, por ejemplo, existen cuotas en las listas que elaboran los partidos políticos, pero en nuestro caso los partidos aún no están lo suficientemente maduros. Las cuotas representan un remedio temporal que puede ser usado en la situación actual con la vista puesta a alcanzar la paridad en algún momento.

iKNOW Politics: ¿Ha supuesto la Primavera Árabe una oportunidad o una regresión para las mujeres en política?

Bueno, soy optimista y pesimista a la vez. Al principio creía que representaba una regresión para las mujeres en la región por la mezcla entre religión y política. Las mujeres que participaron en la Primavera Árabe y que participaron fuertemente en las protestas no han sido tenidas en cuenta después. Incluso las mujeres que jugaron un papel importante antes de los levantamientos como la Dra. Tahani Al Gebaly, jueza del Tribunal Constitucional de Egipto, han sido marginadas. En el momento en el que los Hermanos Musulmanes llegaron al poder, las mujeres juezas fueron aisladas del Tribunal Constitucional. Al mismo tiempo impidieron que las mujeres graduadas en derecho formasen parte de los tribunales populares, lo que antes sí estaba permitido. La constitución que fue aprobada es muy peligrosa para los avances de la mujer en Egipto. En Yemen veo las cosas de forma distinta. Cuando las mujeres participaron en los levantamientos en Yemen significó un paso adelante. También en Libia la participación de las mujeres en las protestas fue algo bueno… pero no es la participación de las mujeres en las protestas lo que más me interesa. Necesitamos ver qué es lo que pasa después y si lo nuevos regímenes estarán a favor de las mujeres. Como se dice, no hay que juzgar por las apariencias. La revolución aún está en los principios pero temo que se quede estancada, así que no paro de recordar a la gente que hay una gran diferencia entre la democracia y el caos.

iKNOW Politics: ¿Qué papel deberían tener las mujeres en un proceso de transición política y en la creación de una constitución?

Si miras la participación de las mujeres en la política jordana, representan un 15% del Senado y un 11% de la Cámara baja. Desgraciadamente el número de ministras está decreciendo. Eran cinco, luego cuatro y después yo fui la única hasta que ya no quedó ninguna… Y ahora vuelve a haber una: la ministra de Desarrollo Social. Esta fluctuación no refleja una democracia real y creo que si incrementásemos el número de mujeres en cargos de tomas de decisión a todos los niveles –no sólo en política–  se estaría pavimentando el camino hacia una democracia real. La esfera social es de particular importancia para que, por ejemplo, se promulguen leyes contra la violencia hacia las mujeres, fenómeno que desgraciadamente está en aumento. Si las mujeres están en riesgo de ser maltratadas o de sufrir violaciones, entonces no pueden participar de forma efectiva en la vida pública y en los procesos de desarrollo.

Tenemos altos niveles de educación. Y aunque hay llamadas para que haya más educación para las mujeres, no hay un esfuerzo consensuado para integrar su participación.

Incluso algunas mujeres se ponen en medio del camino de otras mujeres. Al crecer en una sociedad patriarcal en muchas ocasione no están ayudando a promover el progreso en cuanto a la participación de la mujer. Tanto hombres como mujeres, madres y padres necesitan tener una mayor conciencia en lo que concierne a los asuntos de las mujeres. También está la necesidad de sensibilizar a los medios de comunicación, los cuales son muchas veces perniciosos para la imagen de la mujer. Así que necesitamos incrementar el número de mujeres en la toma de decisiones de la industria mediática.

Otro asunto importante es que las mujeres parlamentarias se ocupen de los asuntos de las mujeres. Participan en todas las discusiones pero no tratan los asuntos de la mujer de forma directa para no parecer débiles. También deben construir puentes entre ellas mismas y con la sociedad civil. Cuando era ministra del Estado para Asuntos de la Mujer, solía participar en muchas sesiones parlamentarias y pasé mucho tiempo estudiando la legislación concerniente a las mujeres y puedo decir que hay muchos asuntos que deben ser atendidos. ¡Incluso la ley que regula las relaciones entre propietarios e inquilinos dice que si el marido muere, ella debe dejar la casa aunque sea capaz de seguir pagando la renta!

iKNOW Politics: ¿Crees que las nuevas tecnologías de la información como Facebook y Twitter son de ayuda para las mujeres que están en política?

Sí por supuesto, pero son herramientas muy peligrosas porque cualquier error puede ser tergiversado y terriblemente magnificado, lo que tendrá un impacto negativo para las mujeres políticas en general. Las mujeres deben utilizar estas herramientas de forma positiva. De hecho, la primavera árabe comenzó por todas estas webs y redes sociales. Imagino que las mujeres políticas no deben depender únicamente de estas herramientas sino también establecerse en el sistema haciéndose más conocidas, participando en conferencias, convirtiéndose en personajes públicos positivos, democráticos y modestos y ayudando a los demás. Estar bajo el escrutinio de la opinión pública es muy diferente a tener un trabajo en un despacho en el que nadie puede verte. Hay que ser positivas a todos los niveles. Con estas herramientas se debe ser clara y contundente de forma breve, así que se debe tener mucho cuidado a la hora de expresar una opinión propia en una o dos líneas.

 

Región: