Autonomía económica para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias

Noticias del mundo

 Atrás

Autonomía económica para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias

El pasado lunes 28 de noviembre, en el marco de las actividades académicas realizadas por la Secretaría Distrital de la Mujer para la conmemoración del 25 de noviembre, Día Internacional de la erradicación de las violencias contra las mujeres, se realizó el conversatorio: “Autonomía económica para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias”, en el que participaron como ponentes las expertas Ana Isabel Arenas y Paola García.

Ana Isabel Arenas es licenciada y máster en Ciencias Económicas de la Universidad Católica de Louvain, Bélgica, con estudios en promoción del desarrollo y planificación económica. Paola García es Economista con formación en Estudios Políticos Latinoamericanos y se desempeña actualmente como Coordinadora del Grupo de trabajo de Estadísticas de Género del Departamento Administrativo Nacional de Estadística - DANE. 

Las expertas se refirieron a la relación entre la autonomía económica y la violencia contra las mujeres, en la que aseguraron que entre más alto el nivel de ingreso de las mujeres o mayor autonomía económica tengan, los índices de violencias se reducen. Para las expertas, si bien las violencias no se eliminan totalmente, si se ha comprobado que son menores a las violencias ejercidas contra mujeres que no generan ingresos o que dependen económicamente de sus parejas o familiares.

Paola García, quien ha asesorado el proceso de implementación sobre la Ley[1] de inclusión de la economía del cuidado en el sistema de cuentas nacionales, compartió en qué consiste la Ley, cómo permite medir la contribución de la mujer al desarrollo económico y social del país y resaltó la importancia de comprender que el trabajo no remunerado asociado al cuidado, no debe ser exclusivo de las mujeres, sino que es un aporte a la economía del hogar y del país que representa el 20% del PIB (Producto Interno Bruto), es decir, de los bienes y servicios producidos en el país en un año. 

Ana Isabel afirma que hay que fortalecer la autonomía económica de las mujeres, teniendo en cuenta varios puntos, entre los que se encuentran: generar ingresos propios, más posibilidades desde el Estado y la empresa privada para la empleabilidad, elevar las capacidades productivas de las mujeres a través de la formación formal e informal para el trabajo y la diversificación de los emprendimientos, asociados a las necesidades del mercado y las nuevas tecnologías. Así mismo, en los emprendimientos promover las cadenas de valor, el análisis de género y tener en cuenta a las poblaciones diversas en el abordaje institucional.

Por otra parte Ana Isabel señala que se debe aportar a la economía del cuidado desde la Gestión del Conocimiento para avanzar en aquellos indicadores en los que aún se evidencia la discriminación histórica que han tenido las mujeres y realizar incidencia política para generar cambios y transformaciones culturales efectivas. 

En su intervención Paola García se refirió también a las estadísticas con enfoque de género tales como la Cuenta Satélite de Economía del Cuidado y la Encuesta Nacional de Uso del Tiemp, así como en la consolidación del Sistema Integrado de Información de Violencias de Género basados en registros administrativos.

“La cotidianidad está llena de desigualdades, cuando las veamos es necesario identificarlas y hacer un alto… el reto inicia desde nosotras mismas en el día a día para transformar lo que podamos, no naturalicemos las desigualdades, eso está en nuestras manos”: Paola García. Lea aquí la noticia original.

Región: